Conteo de Aves Arenal 2016

Por Austin Gess, Traducción por Nora Carrillo

El 3 de Diciembre del 2016 tres miembros de Arenal Observatory Lodge & Spa participamos en el 4to Conteo Anual de Aves en la zona de Arenal.

El total de participantes en el conteo de este año fue de 70 pajareros distribuidos en grupos de 5 a 6 miembros a través de 14 diferentes rutas en el área de Arenal, que registraron las aves que observaban y escuchaban. El registro de información permitirá a los investigadores, biólogos y otras personas interesadas, el estudio futuro de la población de aves. Nuestro equipo en particular conjuntamente con otros tres miembros voluntarios realizo el conteo de aves en la propiedad de Arenal Observatory Lodge & Spa.

Nuestro día comenzó a las 5.30am por las inmediaciones de “La Casona” buscando aves desde las bancas con vista al Lago Arenal, inicialmente el día estaba oscuro pero la luz empezó a aparecer poco a poco sobre el lago y nos dimos cuenta que íbamos a tener un día maravilloso para el conteo de aves. Inmediatamente empezamos a registrar las especies que vimos y escuchamos y nuestra lista empezó a crecer rápidamente. Presenciamos bandadas de aves y registramos muchas especies cuando el bosque fue cobrando vida como: tangara veranera (summer tanager), espiguero variado (variable seedeaters) y mielero de muslo rojo (scarlet-thighed dacnises). Una gran bandada de loros cabecicafe (brown-hooded parrots) sobrevoló nuestras cabezas siguiendo el sol en su ascenso por la montaña.

Después de las 6.00 am salimos de “La Casona” para dirigirnos a la terraza del restaurante del hotel donde fuimos gratamente sorprendidos por la magnificencia del Volcán Arenal iluminado por el sol y emitiendo gases de agua por uno de sus cráteres.

El comedero de aves fue el centro de actividad para las aves durante esa hora de la mañana, mieleros (honeycreepers) y oropéndulas (oropéndolas) se turnaban alimentándose se papaya, melón y bananas, mientras un grupo de cuatro pavones granaderos (curassows) se alimentaban en el piso del bosque. Colibris (hummingbirds) y otras especies que se alimentan del néctar volaban sobre las flores del jardín polinizándolas en el proceso. Después de casi media hora en este lugar nos dirigimos a los diferentes senderos de la propiedad.

 

 

 

Pasamos la mitad del día en los senderos “La Hormiga” y “Waterfall Trail” siguiendo la ruta del tour complentario guiado de la mañana que el hotel ofrece todas las mañanas. Agregamos más especies a nuestra lista incluidos: tucan de swaison (yellow throated toucan), aracarí collarejo (collared aracarí), pava crestada (crested guan), guaco (laughing falcon) y trogon enligado (gartered trogon). En camino a la La Catarata también vimos una serpiente de pestañas (eyelash pit viper) enroscada en una hoja cerca al camino.

Alrededor de las 11:30 am almorzamos en el “Observatory” Restaurante, escogimos una mesa cerca al gran ventanal con la esperanza de divisar más especies. Inesperadamente, mientras miraba a través de la ventana, uno de los miembros Diego Quesada (organizador del evento de conteo de aves) exclamó: “Cotinga!!!” (cotinga linda en español) inmediatamente, con binoculares y cámaras en mano salimos fuera del restaurante para obtener una mejor vista de una “cotinga linda” perchada en un guarumo.

Emocionados por el encuentro con la “cotinga linda” nos dirigimos a los alrededores de la “White Hawk Villa” para observar especies que frecuentan áreas entre agrícolas y boscosas. Registramos zopilotes (vultures), golondrinas (swallows), vencejos (swifts) y el halcón blanco (White hawk) La Villa lleva este nombre en alusión a esta ave. Caminamos por un sendero adyacente, siempre con nuestros ojos y oídos atentos. Diego escuchó un canto en particular que provenía de las inmediaciones del Rio Agua Caliente, era el canto del pájaro campana (three-wattled bellbird), decididos de encontrar y ver esta especie única cruzamos el pastizal hasta bordear el bosque. Usando nuestros binoculares buscamos el ave por cerca de 20 minutos o más, tiempo durante el cual escuchamos el canto del águila dorada (ornate hawk-eagle) y empezamos a perder la esperanza. El canto del pájaro campana era persistente pero no veíamos actividad en las copas de los árboles. Cuando decidimos dejar de persistir y regresar, Diego divisó un pájaro campana macho solitario perchado en el dosel de un árbol a una distancia aproximada de 2 km, con la ayuda del telescopio nuestro grupo tuvo finalmente el chance de ver esta atractiva ave en todo se esplendor.

Con el sol iniciando su retiro en el horizonte, nos dirigimos de regreso a los senderos cerca de la recepción del hotel no sin antes ver de camino un cabezon canelo (cinnamon becard) y una tangara alirufa (rufous- winged tanager) poniendo así un toque final a nuestra lista. Cuando los últimos rayos de luz desaparecieron detrás de los pinos, reflexionamos sobre el día estupendo que tuvimos para la observación y conteo de aves. Habíamos registrado con éxito 148 especies de aves en tan sólo 10 horas. La cena temprana y el posterior descanso reparador fueron sin duda bien merecidos.