La Experiencia de Observación de Aves en Arenal Observatory Lodge.

Mayo 16, 2013

Por Mark W. Larson | Presidente de Maricopa Audubon Society

Tuvimos una estancia muy agradable y placentera en el hotel y en la zona de La Fortuna en general. Mi grupo estaba especialmente satisfecho con el  alojamiento y yo también estuve contento con mi habitación, a pesar de que mi vista no era tan buena  como para ver todas las aves que mis compañeros pudieron ver cerca de sus habitaciones.

 

La comida y el servicio en el Lodge fueron excepcionales y a todos nos gustó el tiempo que compartimos con el guía el Sr. Cristian Campos. Cuando llegamos el jueves 16 de mayo, los comederos de aves parecían haber sido abandonados por los pájaros. Pedimos un poco de fruta para poner en los comederos y  pronto muchos llegaron. Sin embargo, los arbustos “rabo de gato “en los alrededores  del deck,  atraían muchas otras aves, especialmente colibríes. Uno de los colibríes que yo tenía la esperanza de ver, la pequeña “Coqueta crestinegra “ estaba presente en ese momento  en los arbustos cercanos al lodge.

 

El personal fue muy servicial y atento. Me hice amigo del recepcionista Leonel, cuya ciudad natal, Pital, estaba a sólo unos kilómetros de nuestro próximo destino. Por favor, díganle que yo dije «hola».

 

Después de que llegué al hotel,  pregunté por  Geanina porque quería darle las gracias personalmente por su ayuda en la planeación de nuestra visita pero se me informó que su oficina estaba en San José por lo que no estaría disponible para tal fin. Que lastima!

 

Me sorprendió gratamente que en realidad todos pudieramos  ver el  Volcán Arenal durante unos minutos en dos o tres ocasiones, así que estaba feliz por eso. Después de todo nuestra visita era “en invierno”  cuando no esperaba verlo en absoluto.

 

Estuvimos encantados de ver tres especies de monos, incluyendo varios encuentros con mis especies favoritas, el “ mono araña o colorado”. Una noche, poco antes de oscurecer, hubo algunos ruidos fuertes provenientes de los pinos detrás de mi edificio, el ruido resultó  ser de 8 monos araña hembra, cada uno con un bebé. Estaban peleando por algo. Parecía que había dos grupos, por lo que tal vez se trataba de una pelea por territorio.

 

También pudimos ver un “oso hormiguero” al inicio del sendero a La Catarta, pero yo estaba solo cuando vi el “hormiguero ocelado” un pájaro poco común y extraordinariamente hermoso en las inmediaciones del hotel

 

Espero con interés el día en que pueda volver a la maravillosa gente, los pájaros, los demás animales y las encantadoras comodidades del  Arenal Observatory Lodge.

 

Saludos,

Saludos,

Mark W. Larson