Una Grandiosa Experiencia en Arenal Observatory Lodge.

¿Quieres saber lo que se siente estar a un par de kilómetros de distancia  de un volcán? Usted puede lo puede averiguar desde el Arenal Observatory Lodge, un hotel situado a 2.7 km del Volcán Arenal. Esta enorme propiedad de 350 hectáreas cuenta con 11 kilómetros de senderos, cascadas, caminatas diarias guiadas,  un museo, una torre observatorio y jardines todas con unas vistas increíbles del volcán. En caso de que usted está preocupado, el hotel se encuentra en la Zona D del volcán (bajo riesgo),  por lo que la única influencia sería de los vientos del este. Construido en 1972 originalmente como una estación de investigación científica para el Instituto  Smithsonian, ahora es un hotel perfecto para aquellos que buscan unas vacaciones en plena naturaleza y  quieran disfrutar de las vistas y sonidos. Con tantas actividades para hacer en la propiedad, uno tendrá un tiempo placentero durante la estancia en el Arenal Observatory Lodge.

Ubicado en el bosque cerca del parque nacional, Arenal Observatory Lodge ofrece  las vistas más cercanas del volcán en la zona. Nos alojamos una noche en la habitación  Smithsonian, que tenía una pequeña terraza para  sentarse fuera y admirar la naturaleza. Usted puede ver monos trepando a  árboles,  mariposas  sobre las flores, colibríes volando alrededor y, por supuesto, una fantástica vista del volcán. Fue tan increíble  que no puedo ni imaginar cuanto más increíble fue cuando el magma fluía! Por la noche debe haber sido un espectáculo bello para ver – lava corriendo por los lados en sincronía con los rugidos del volcán.

En el hotel hay muchos senderos para disfrutar, pero como no tuvimos suficiente tiempo para caminatas largas  optamos por una fácil caminata a la catarata. No nos llevó más de 20 minutos para llegar allí, la cascada era pequeña pero muy agradable a la vista. No es posible bañarse en ella, pero hay una pequeña área de observación  desde donde se puede sentir salpicar el agua. Muy cerca se encuentra el puente colgante Danta que da a la cascada, desde aquí se  puede continuar de regreso al  edificio principal. El  sendero más difícil para caminar toma alrededor de 4-5 horas en total y lleva a una laguna en el cráter del volcán llamado Cerro Chato.

Alrededor  de toda la propiedad hay muchos jardines con hermosas flores y plantas, un santuario de aves y asombrosas vistas del volcán. La piscina y el  jacuzzi son  lugares ideales para relajarse, especialmente por la noche bajo las estrellas

El personal del hotel es muy amable y hospitalario,  fue divertido para hablar con ellos. Vimos el partido Costa Rica vs Panamá en el salón de la recepción y el gerente  celebró con nosotros cuando Costa Rica anotó el gol (CR ganó). Al parecer, el  trabajador más nuevo en  el hotel ha estado allí por 5 años y la mayoría de los empleados han estado allí por más de 10 años lo que habla de la dedicación de los empleados!

TNos programaron para ir a montar a caballo y en base a mi experiencia anterior, yo estaba lista para un paseo relajado pero esta en realidad resultó ser la experiencia más emocionante que he tenido en mi vida. Erámos Yeison, yo y nuestro guía y lo primero que el guía nos preguntó fue: «¿Quién quiere  el caballo más tranquilo?» Um, sin duda yo … cogí  las riendas del  bello caballo color café y blanco y el caballo no tan tranquilo fue para Yeison. El guía no mintió, el caballo de Yeison  galopó un cuarto de milla por delante de nosotros, afortunadamente Yeison tenía experiencia  montando  porque el caballo siempre estaba de  prisa por llegar a alguna parte, esto fue  muy divertido.  Y cada vez que el guía y yo alcanzábamos el caballo de  Yeison  este sin duda, trotaba más rápido para a quedar siempre de primero.

A pesar de que era un día nublado, todo el tiempo durante nuestra estadía creo que dije la palabra «wow» unas veinte veces. Miraba alrededor y contemplaba la naturaleza que me rodeaba. Esta propiedad es muy impresionante, no sólo porque está muy cerca al volcán, sino también porque todo es muy tranquilo y las instalaciones están en buen estado de mantenimiento. A pesar del nivel alto de comercialización  presente en La Fortuna, esta propiedad se ha mantenido en su ambiente natural.

Después de nuestro paseo  fuimos al restaurante para comer algo. El restaurante tiene una magnífica vista tanto del volcán como del lago desde el balcón y afuera tiene un pequeño jardín desde donde se puede disfrutar de la comida al lado de las aves y otros animales silvestres. Yeison y yo ordenamos arroz con pollo y este fue el mejor que he comido hasta ahora en Costa Rica. Reconozco que toda la comida que tuve en el viaje hasta ese momento fue  deliciosa, pero en cuanto al arroz con pollo, sin duda fue mi favorita.

Una cosa que noté es que no había televisores en las habitaciones. Quieren que uno disfrute de la naturaleza, pero hay un TV y conexión Wi-Fi gratuita en la recepción para aquellos que quieren ver las noticias o consultar su correo electrónico. Tienen un centro de juegos en el mismo edificio que el museo con un futbolín y mesa de ping pong, así que decidimos jugar pingpong. Estaba  segura de ganar a Yeison , sin embargo después de una hora de juego, tristemente perdí 2-1 (boo!!! mis  genes chinos, me fallaron).

Nuestra habitación era bastante espaciosa, con una cómoda cama y amplio espacio para nuestras cosas. Se puede decir que el lugar no es tan nuevo pero  han hecho un buen trabajo   en términos de estructura y accesorios, manteniendo   un estilo rústico. Yeison no se dio cuenta de que había una puerta que daba a una pequeña terraza, así que dormimos  sólo con una puerta que tenía un “screen” a la mañana siguiente nos despertamos muy temprano con el ruido de varios monos aulladores con lo que parecía ser una intensa conversación muy entre  ellos. Después que  arreglaron  sus diferencias (en unos diez minutos más o menos) entonces por fin pude volver a dormir. Pero bueno, eso es parte de estar en un bosque tropical verdad? Experimentar la naturaleza es la máxima expresión.

La recepción tiene algunos asientos agradables para sentarse, una mesa de ajedrez, y una chimenea para relajarse y es lugar de reunión. La recepción tiene mucha de información sobre el volcán, un libro de artículos periodísticos de la época de la mayor erupción del volcán en los años 60 hasta las últimas principales actividades. Es muy interesante para pasar las páginas y ver la progresión y la influencia que el volcán tuvo en la zona en los últimos 50 años. Ahora estoy realmente deseando poder ver todo el flujo de lava en el volcán pero me dijeron que no podría ser posible hasta dentro de 200 a 500 años! Supongo que debería hacer mi reservación ahora (antes de tiempo?)

El museo Observatory es pequeño pero muy informativo. Tiene información sobre el volcán y La Fortuna y también hay un sismógrafo para monitorear  la actividad del volcán. Con el sismógrafo se puede ver el movimiento en el gráfico, si alguna actividad se produce, es bastante bonito. Desafortunadamente (o afortunadamente) no hubo ningún movimiento cuando estuvimos allí, pero cuando era más activo, apuesto a que se pudo haber visto mucho. No empezaron a monitorear el volcán hasta después de la gran erupción en los años 60 por lo que ahora saben que monitorear y tener los instrumentos adecuados para hacer el trabajo.

Hoy en día hay muchos hoteles tipo “resort” que se están construyendo (como el Riu) – abastecido con todo, desde casinos hasta  su propio distrito comercial que mantiene a uno encerrado y no muestra la verdadera Costa Rica. A pesar de lo grande de la propiedad de este hotel y estar lejos de la ciudad los huéspedes tienen mucha diversión y actividades sin tener  la sensación de estar en otro país. No hay casinos ni  enormes edificios de lujo o habitaciones, sólo una idea de la verdadera Costa Rica desde el personal,  la comida hasta el mantenimiento de la propiedad. Este no es un hotel 5 estrellas o un resort todo incluido, ese no es el atractivo del  hotel, el atractivo  es que ofrece a los visitantes una verdadera oportunidad para apreciar  la naturaleza en su máxima expresión.